Paseo por la playa

playa de liencres

paseando la playa de Liencres

..La poesía es como el viento,
o como el fuego, o como el mar.
Hace vibrar árboles, ropas,
abrasa espigas, hojas secas,
acuna en su oleaje
los objetos que duermen en la playa…”

José Hierro
(España, 1922 – 2002)

“…El mar entre las manos de las nubes.
El mar entre las nubes de las hierbas.
El mar entre las hierbas de tu cuerpo…”
-Juan Eduardo Cirlot-

Anuncios

Con energía, alegría

Jarta, jartita con las noticias que leo, veo, escucho sobre la economía desastrosa que nos invade, nos esclaviza, nos anonada, nos lamina la energía, la salud y por ende la alegría.¿Qué medidas querran los políticos que tomemos  contra su crisis económica del “me lo llevo crudo” a base de sus perfidas maneras de ejerzer el poder, calificado y recalificado constantemente para perpetuarse en su trajín? si no hay manera de que se despegue de nuestra vida, su puta crisis, nos la meten a galeradas, de todas las maneras posibles, hasta provocarnos la naúsea, hasta conseguir que pasemos de ellos, los políticos, esos seres eneptos para el pueblo pero un chollo para las cuentas de su familia.

de momento, voy a ponerme el tono de esta canción en mi despertador, a ver si consigo exortizar al enemigo,  y empiezo la semana con mejores ganas y buen pie…que me lleve bien lejos de estos ignominiosos sujetos.

[Youtube http://www.youtube.com/watch?v=9MSav8_POlo%5D

Día internacional de la poesía

 

autor:Víctor Hugo Gutiérrez

 

MADRE ESPAÑA

Abrazado a tu cuerpo como el tronco a su tierra,
con todas las raíces y todos los corajes,
¿quién me separará, me arrancará de ti,
madre?

Abrazado a tu vientre, ¿quién me lo quitará,
si su fondo titánico da principio a mi carne?
abrazado a tu vientre, que es mi perpetua casa,
¡nadie!

Madre: abismo de siempre, tierra de siempre: entrañas
donde desembocando se unen todas las sangres:
donde todos los huesos caídos se levantan:
madre.

Decir madre es decir tierra que me ha parido;
es decir a los muertos: hermanos, levantarse;
es sentir en la boca y escuchar bajo el suelo
sangre.

La otra madre es un puente, nada más, de tus ríos.
El otro pecho es una burbuja de tus mares.
Tú eres la madre entera con todo su infinito,
madre.

Tierra: tierra en la boca, y en el alma, y en todo.
Tierra que voy comiendo, que al fin ha de tragarme.
Con más fuerza que antes, volverás a parirme,
madre.

Cuando sobre tu cuerpo sea una leve huella,
volverás a parirme con más fuerza que antes.
Cuando un hijo es un hijo, vive y muere gritando:
¡madre!

Hermanos: defendamos su vientre acometido,
hacia donde los grajos crecen de todas partes,
pues, para que las malas alas vuelen, aún quedan
aires.

Echad a las orillas de vuestro corazón
el sentimiento en límites, los efectos parciales.
Son pequeñas historias al lado de ella, siempre
grande.

Una fotografía y un pedazo de tierra,
una carta y un monte son a veces iguales.
Hoy eres tú la hierba que crece sobre todo,
madre.

Familia de esta tierra que nos funde en la luz,
los más oscuros muertos pugnan por levantarse,
fundirse con nosotros y salvar la primera
madre.

España, piedra estoica que se abrió en dos pedazos
de dolor y de piedra profunda para darme:
no me separarán de tus altas entrañas,
madre.

Además de morir por ti, pido una cosa:
que la mujer y el hijo que tengo, cuando pasen,
vayan hasta el rincón que habite de tu vientre,
madre.

-Miguel Hernández-

 

Autor:Victor hugo gutiérrez

  LA BOCA

Boca que arrastra mi boca:
boca que me has arrastrado:
boca que vienes de lejos
a iluminarme de rayos.

Alba que das a mis noches
un resplandor rojo y blanco.
Boca poblada de bocas:
pájaro lleno de pájaros.
Canción que vuelve las alas
hacia arriba y hacia abajo.
Muerte reducida a besos,
a sed de morir despacio,
das a la grama sangrante
dos fúlgidos aletazos.
El labio de arriba el cielo
y la tierra el otro labio.

Beso que rueda en la sombra:
beso que viene rodando
desde el primer cementerio
hasta los últimos astros.
Astro que tiene tu boca
enmudecido y cerrado
hasta que un roce celeste
hace que vibren sus párpados.

Beso que va a un porvenir
de muchachas y muchachos,
que no dejarán desiertos
ni las calles ni los campos.

¡Cuánta boca enterrada,
sin boca, desenterramos!

Beso en tu boca por ellos,
brindo en tu boca por tantos
que cayeron sobre el vino
de los amorosos vasos.
Hoy son recuerdos, recuerdos,
besos distantes y amargos.

Hundo en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre mí se ha volcado.

He de volverte a besar,
he de volver, hundo, caigo,
mientras descienden los siglos
hacia los hondos barrancos
como una febril nevada
de besos y enamorados.

Boca que desenterraste
el amanecer más claro
con tu lengua. Tres palabras,
tres fuegos has heredado:
vida, muerte, amor. Ahí quedan
escritos sobre tus labios.

  Miguel Hernández

 

 Autor pinturas: Víctor Hugo Gutiérrez

«A la orilla de un palmar»

Acabo de encontrar esta perla, la buscaba en la versión de Linda Rondstat pero encontre ésta otra,  que canción tan bonita, que bonito cantan a la soledad..

La sociedad es así….:)

8 de marzo día de la mujer trabajadora:Helene Demuth

Asomándome en el espejo de la historia, me paro en la mitad del siglo XIX, sin ir más lejos , en los albores de los movimientos sociales, en los comienzos de la lucha de las mujeres trabajadoras por un principio de derechos al menos en ilusión, iguales a los hombres trabajadores.

Ahí, encuentro a Helene Demuth, nacida en una familia de Saarland un 31 de Diciembre de 1820. De oficio criada- sirvienta.
fue mujer trabajadora desde muy jovencita.

Pronto comenzó a trabajar como criada de familia, fue su paso por la casa de la familia de los barones von Westphalen lo que la llevó -tras una cesión temporal de su suegra, hasta la casa de Karl Marx para servir como ayuda temporal de la baronesa Jenny von Westphalen esposa de éste. Lenchen-apodo- Se quedó toda su vida al servicio del matrimonio y al fallecimiento de ambos paso a la protección y cuidadado de Frederik Engels, hasta su muerte. Fue muy querida por todos al punto que Eleanor Marx la consideraba su segunda madre.

sirviendo en casa de Marx, fue madre soltera y tuvo, no se sabe muy bien por qué razones que dar en adopción a su hijo en el primer año de vida. Poco se sabe de su maternidad, que pasó en uno de los peores momentos económicos de la familia Marx, en esa época estaban en alquiler en una vivienda de dos habitaciones con condiciones infrahumanas pues tenían que dormir todos en una habitación, esposos, hijos pequeños, secretario y la sirvienta Helene…

Rios de tinta han corrido por estos a contecimientos y por la supuesta paternidad de Karl Marx del hijo de Helene Demuth -Frederick Demuth-

Pero dejemos a un lado estos tristes acontecimientos tan propios de las mujeres de todas las épocas pues tan solo trato de honrar la memoría de una mujer trabajadora en un día al que le han dado por llamar “día de la mujer trabajadora”.

Wilhelm Liebknecht (1896) cercano a la familia Marx y que la trató durante esta amistad, opinaba de ella y lo dejo por escrito lo siguiente:
(…) Desde el establecimiento de la familia Marx, Lenchen- como lo expresó una de las hijas- se había convertido en el alma de la casa y en muchacha para todo en el sentido más alto y noble que se le pueda dr ¿Qué no tenía que hacer? ¿Qué no hacía con alegría? Sólo quisiera recordar las innumerables visitas a ese misterioso pariente tan odiado por todos, y al mismo tiempo tan lisonjeado y benefactor: el “tio” de los tres globos terráqueos –el prestamista- . Y siempre lo hacía con alegría, sonriendo, siempre dispuesta a ayudar. Pero no, también podía enfadarse, y a los enemigos de Mohr los odiaba con el máximo rencor.
Cuando la señora Marx estaba enferma o no se encontraba bien, Lenchen hacía el papel de madre. Pero incluso en todas las demás ocasiones era como una segunda madre para los niños. Y disponía de voluntad, una firme y poderosa voluntad. Lo que ella creía necesario aquello había que hacerse.
Como ya había dicho, Lenchen ejercía una especie de dictadura. Para describir con mayor exactitud las situación, debería decir que Lenchen ejercía la dictadura de la casa, mientras la señora Marx ejercia el poder. Y Marx se sometía como un cordero a esa dictadura. Se dice que ante el ayuda de cámara ningún hombre es grande. Ella se había sacrificado por él; en caso necesario habría entregado varias centenares de veces su vida por él , por la señora y por cada uno de los hijos y en realidad sacrificó su vida. Ahora bien, Marx no le infundía nigún respeto. Ella conocía a ese hombre con todas sus manías y debilidades; lo tenía metido en el bolsillo. Por muy irritado que estuviera Marx, por mucho que gritara y por muchos improperios que dijera, alejando con ello a cualquier persona, Lenchen se metía en la guarida del león. Y si éste se atrevía a gruñir, le reprendía de tal forma, que el león se apaciguaba como un corderillo.
(pag.184) del libro:- Conversaciones con Marx y Engels-

The Weary Kind, Oscar a la mejor canción

Crazy Heart, película de drama musical dirigida por Scott Cooper y basada en la novela de Thomas Coob, se alzó con un Oscar a Mejor Canción original de la 82 edicion de los premios.

 

El tema de Ryan Bingham y T Bone Burnett se llevo el premio y recibió la tan deseada estatuilla con la canción de estilo country “The Weary Kind” tema principal de la banda sonora que además incluye los siguientes títulos.

01. Hold On You (Jeff Bridges)
02. Hello Trouble (Buck Owens)
03. My Baby s Gone (Louvin Brothers)
04. Somebody Else (Stephen Bruton) (Instrumental)
05. Somebody Else (Jeff Bridges)
06. I Don t Know (Ryan Bingham)
07. Wesley Plays Piano (Thomas Canning)
08. Searching (Kitty Wells)
09. I Don t Know (Jeff Bridges)
10. Once A Gambler (Lightnin Hopkins)
11. Are You Sure Hank Done It This Way (Waylon Jennings)
12. I Let the Freight Train Carry Me On (Delmore Brothers)
13. Color of the Blues (George Jones)
14. Joy (Lucinda Williams)
15. Fallin & Flyin (Colin Farrell & Jeff Bridges)
16. Gone, Gone, Gone (Colin Farrell)
17. If I Needed You (Townes Van Zandt)
18. Reflecting Light (Sam Phillips)
19. Mal Hombre (Lydia Mendoza)
20. Live Forever (Robert Duvall)
21. Brand New Angel (Jeff Bridges)
22. The Weary Kind (Ryan Bingham) ganadora

Me gusta y mucho se ha llevado el Oscar 2010 a la mejor canción