Maldición de maliche


La maldición de maliche …

Las cosas han cambiado tanto… tergiversar las cosas siempre es fácil cuando no se conocen de primera mano.

Tengo sobrinos, hijos de madre española y padre suramericano, a los que quiero como si fueran mis propios hijos, ellos son luz y alegría, son un cúmulo de diversas culturas milenarias, en definitiva… inteligencia viva.

Trabajan en Londres y  sienten en profundidad,  que  sus raíces, les hace ciudadanos del mundo.

Sigo pensando que es más lo que nos une que lo que nos diferencia… a pesar de comprender y respetar este artículo

En él  me recuerdan esta bella canción protesta-testimonio.

Por ser tan especial y  gustarme tanto, aquí  queda.

Del mar los vieron llegar

mis hermanos emplumados

eran los hombres barbados

de la profecía esperada.

Se oyó la voz del monarca

de que el Dios había llegado

y les abrimos la puerta

por temor a lo ignorado.

Iban montados en bestias

como demonios del mal

iban con fuego en las manos

y cubiertos de metal.

Sólo el valor de unos cuántos

les opuso resistencia

y al mirar correr la sangre

se llenaron de vergüenza.

Porque los dioses ni comen,

ni gozan con lo robado

y cuando nos dimos cuenta

ya todo estaba acabado.

En ese error entregamos

la grandeza del pasado

y en ese error nos quedamos

trescientos años esclavos.

Se nos quedó el maleficio

de brindar al extranjero

nuestra fe, nuestra cultura

nuestro pan, nuestro dinero.

Y les seguimos cambiando

oro por cuentas de vidrio

y damos nuestra riqueza

por sus espejos con brillo.

Hoy  en pleno siglo XX

nos siguen llegando rubios

y les abrimos la casa

y los llamamos amigos.

Pero si llega cansado

un indio de andar la sierra

lo humillamos y lo vemos

como extraño por su tierra.

Tú, hipócrita que te muestras

humilde ante el extranjero

pero te vuelves soberbio

con tus hermanos del pueblo.

¡Oh, Maldición de Malinche!

¡Enfermedad del presente!

¿Cuándo dejarás mi tierra?

¿Cuándo harás libre a mi gente?

Anuncios

Una respuesta a “Maldición de maliche

  1. Yo no sólo respeto ese artículo, es que lo respaldo cien por cien…

    Otra cosa, es reconciliar el poder económico, con las personas, que es lo que seguramente pasa con tu familia…

    La canción es preciosa…

    Un muaks grandísimo, guapetonaaaaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s